Embarazo

Quiste ovárico y embarazo: lo que necesita saber


Los quistes ováricos son bastante comunes en mujeres en edad fértil. En la mayoría de los casos, no plantean problemas importantes, ni para quedar embarazadas, ni durante el embarazo. Cuando son más problemáticos, se puede establecer un tratamiento adecuado.

Varios tipos de quistes ováricos

  • Los quistes ováricos son tumores benignos que se desarrollan en los ovarios. Su número, tamaño y ubicación (solo un ovario puede verse afectado o ambos) varían de una mujer a otra. La gran mayoría de los quistes ováricos son quistes funcionales: están relacionados con una disfunción transitoria del ciclo menstrual (un pequeño desequilibrio hormonal, por ejemplo) y a menudo se resuelven después de unos pocos ciclos.
  • Mucho más raramente, los quistes ováricos pueden deberse a una afección como la endometriosis o el síndrome de ovario poliquístico. Luego hablamos de "quistes orgánicos": estos últimos no desaparecen por sí solos y pueden requerir tratamiento dependiendo de las molestias.

Quistes ováricos: ¿qué consecuencias antes del embarazo?

  • La mayoría de las veces, tener uno o más quistes ováricos no evita que quede embarazada. Los quistes funcionales realmente no interfieren con la fertilidad (muchas mujeres quedan embarazadas de forma natural sin siquiera sospechar su presencia) o solo temporalmente, por lo que se acabó el tiempo. Por ejemplo, un quiste folicular puede prevenir la ovulación durante un ciclo, pero puede no interferir con el siguiente ciclo. Además, si estos quistes tardan en salir, un tratamiento hormonal puede acelerar su desaparición y recuperar un ciclo menstrual normal con una buena ovulación.
  • En cuanto a la endometriosis y el síndrome de ovario poliquístico, pueden tener un impacto muy pequeño o mayor en la fertilidad dependiendo de la intensidad de la enfermedad: si es necesario, se puede implementar un tratamiento para facilitar el embarazo. En general, los quistes endometriales grandes se extirpan quirúrgicamente, mientras que las estimulaciones hormonales a menudo ayudan a ovular normalmente en el contexto del síndrome de ovario poliquístico. Muchas mujeres logran quedar embarazadas y completar su embarazo después de estos tratamientos.

Quistes ováricos: ¿qué consecuencias durante el embarazo?

  • Ocasionalmente, se descubre accidentalmente un quiste ovárico durante una ecografía obligatoria durante el embarazo. Un quiste pequeño y asintomático a menudo requiere solo un monitoreo simple, para asegurarse de que no crezca demasiado: normalmente, no interferirá con el desarrollo de su futuro bebé, o incluso su parto.
  • Al final, son especialmente los quistes que causan dolor intenso los que deben eliminarse quirúrgicamente. Lo mismo puede decirse de los quistes ováricos muy grandes, a menudo suprimidos como medida preventiva (sin tratamiento, un quiste grande podría desencadenar un giro del ovario). Si se descubre este tipo de quiste durante los primeros meses de su embarazo, la operación normalmente se pospondrá hasta el comienzo del segundo trimestre: en esta etapa, no presentará ningún riesgo particular para su bebé. Mientras tanto, el médico puede ponerlo en reposo.